Síndrome límite de la infancia

Actualizado: 22 dic 2020

El síndrome límite de la infancia o también llamado trastorno múltiple del desarrollo es un cuadro no recogido por los manuales de clasificación más relevantes actualmente (DSM y CIE). Es un cuadro poco frecuente que presenta una afectación en cinco áreas de desarrollo:

- Procesos cognitivos: Dificultades para distinguir la fantasía de la realidad y para organizar los pensamientos.

- Relaciones sociales: Aislamiento de sus padres, sentimientos ambivalentes hacia los adultos, alta sensibilidad al rechazo y falta de sensibilidad hacia los demás.

-Regulación de la ansiedad.

-Inmadurez: Signos neurológicos menores y retraso del desarrollo motriz.

-Actividad y atención: Impulsividad, distraibilidad e hipo e hiperactividad.



El manual "Terapia psicológica con niños y adolescentes. Estudios de casos clínicos" plantea los siguientes criterios para su diagnóstico:


A. Problemas en regulación de los estados afectivos y de la ansiedad manifestados por 2 o más de los siguientes ítems:

  1. Ansiedad generalizada intensa, tensión difusa o irritabilidad.

  2. Miedos y fobias inusuales en contenido o intensidad.

  3. Episodios de pánico recurrentes, terror y ansiedad.

  4. Episodios de conducta desorganizada o regresiva con la presencia de conductas inmaduras, primitivas y/o autolesivas, que pueden durar minutos o días.

  5. Gran variabilidad emocional con o sin precipitantes ambientales.

  6. Alta frecuencia de reacciones ansiosas idiosincrásicas como largos periodos de risas, sonrisas, atolondramiento y afecto inapropiado a la situación.

B. Problemas consistentes en la sensibilidad y la conducta social manifestados por 1 o más de los siguientes ítems:

  1. Desinterés social, desvinculación, evitación o retraimiento en la relación de manera especial con los adultos. A menudo la interacción puede parecer amistosa y cooperativa, pero muy superficial y basada únicamente en necesidades materiales.

  2. Inhabilidad para iniciar y/o mantener relaciones con sus iguales.

  3. Interacción ambivalente con los adultos, particularmente con los padres y los cuidadores, manifestado por dependencia, sobrecontrol, conducta agresiva y oposicionista. Afecto fraccionado hacia padres y cuidadores.

C. Problemas en los procesos cognitivos manifestados por 1 o más de los siguientes ítems:

  1. Problemas de pensamiento, incluyendo la irracionalidad, pensamientos repentinos intrusivos, pensamientos mágicos, neologismos o palabras sin sentido y repetitivas o ideas ilógicas.

  2. Confusión entre la realidad y la fantasías.

  3. Perplejidad fácilmente confundible.

  4. Fantasías de omnipotencia personal, preocupaciones paranoides, excesivamente entusiasta con las figuras de ficción, fantasías de poseer poderes especiales.

D. No cumple criterios diagnósticos de trastorno generalizado del desarrollo.

C. Duración de los síntomas como mínimo 6 meses.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo