¿Cómo saber si tienes una relación sana?

Las relaciones, ya sean de pareja, amigos, familia... pueden ser algo muy positivo en nuestras vidas. Sin embargo, hay veces que las relaciones se vuelven algo complicado y generan pensamientos negativos, dolor, sentimientos negativos...


No obstante, es normal que en las relaciones se den etapas donde haya momentos más positivos y momentos más negativos (somos personas distintas, con distintas personalidades, deseos, e intereses). Aun así, mantener una relación solo debe de tener sentido cuando esta nos aporta más aspectos positivos que negativos, y estos se dan la mayor parte del tiempo.


Es importante saber detectar cuando una relación es sana. Aquí os dejo algunas claves:

  • Nos sentimos bien haciendo cosas juntos. Ninguno impone sus propios deseos sobre el otro, no hacemos siempre lo que quiere una de las partes y se acuerdan las cosas que queremos hacer.

  • Realizamos actividades por separado. Tenemos nuestro propio espacio, con nuestras amistades, adicciones, familia y amistades.

  • No necesitamos actuar diferente a como somos para complacer a la otra persona.

  • Apreciamos a nuestra pareja tal y como es y no intentamos cambiarla.

  • Nos gustan sus cualidades y aceptamos sus defectos.

  • Son igual de importantes las opiniones de ambos, aunque estas sean diferentes.

  • Cuando tenemos problemas o discutimos buscamos soluciones que sean satisfactorias para los dos. Intentamos resolverlo a través de la negociación y el diálogo, no usando la amenaza, la imposición o el chantaje afectivo (Por ejemplo, "si me quisieras de verdad...").

  • La honestidad y la confianza mutua son ingredientes básicos y muy importantes en la relación. Permitimos hablar de cualquier cosa y expresar nuestra opinión y nuestros sentimientos con confianza y sin miedo a como pueda ser la reacción de la otra persona.

  • Usamos la comunicación, expresándonos con mutuo respeto.

  • Evitamos e intentamos controlar el uso de expresiones violentas de agresividad.

  • Respetamos los límites de cada persona, aunque no estemos de acuerdo con ellos.

  • Mantenemos relaciones sexuales siempre por deseo y mutuo acuerdo de ambos. Aceptamos cuando la otra persona no quiere sin problemas.

  • Si alguno de los dos decide romper la relación, puede plantearlo sin tener miedo, confiando en que la otra persona respetará su decisión, aunque le duela o no le guste.

  • No buscamos ni esperamos que la otra persona tenga el deber de hacernos siempre feliz o de que resuelva todos nuestros problemas. Cada una de las partes asume su propia responsabilidad en su vida.

  • Respetamos que somos personas diferentes. Tenemos en cuenta las ideas y opiniones de nuestra pareja. La apoyamos en sus decisiones y en los proyectos que emprende.

  • Reconocemos que la otra persona tiene derecho a cuidarse por si mismo y derecho a la libertad.

  • Reconocemos la igualdad de género en la relación, ejerciendo un poder democrático, sin existir personas dominadas ni dominantes.


 

Paz Rodríguez, J. I. Relaciones y parejas saludables : cómo disfrutar del sexo y del amor. Sevilla: Consejería de Salud, Junta de Andalucía (2010).

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo