Esquizofrenia. Síntomas positivos y negativos.

Actualizado: 22 dic 2020

El cuadro conocido como esquizofrenia tiene una serie de características que lo diferencia de otros cuadros. Así, en la actualidad se diferencia entre los síntomas positivos (exceso o alteración de funciones normales) y síntomas negativos (disminución o pérdida de funciones normales). Esta clasificación adquiere especial interés a partir de los trabajos de Wing y Crow (esquizofrenia tipo I y II) y Andreasen (esquizofrenia positiva, negativa y mixta).


Síntomas positivos de la esquizofrenia


- Alteraciones de la percepción.


Este tipo de síntomas absorben la atención del paciente y motivan la conducta del mismo, puede reaccionar con risas, terror, miedo...

Entre las alteraciones de la percepción se encuentran:


• Alucinaciones.

Pueden ser auditivas (las más frecuentes ), visuales, olfatorias o gustativas (olores desagradables) y cenestésicas (alucinaciones corporales de metamorfosis, cosquilleos o sensaciones de quemaduras). Las alucinaciones auditivas más frecuentes en la esquizofrenia son voces que hablan al paciente.



• Alteraciones de la percepción del pensamiento.


- Inserción de pensamiento: el pensamiento viene enviado desde el exterior y han sido introducidos en su mente.

- Lectura o irradiación del pensamiento: por lo que cree que la gente puede leer o conocer su pensamiento.

- Pensamiento sonoro o transmisión de pensamiento: el pensamiento puede salir de su cabeza y él y los demás pueden escucharlo.

- Robo de pensamiento: el paciente cree que le han quitado pensamientos de su mente.

- Influencia o control de pensamiento: su pensamiento está alterado o manipulado, no se encuentra bajo su control.


• Otras alteraciones son:


- La despersonalización: el sujeto vive con extrañeza su propia identidad.

- La desrealización: la persona vive con extrañeza la realidad externa.


-Alteraciones del contenido del pensamiento.


Tradicionalmente se ha hablado de dos procesos independientes: la elaboración y la sistematización. Cuando hablamos de elaboración nos referimos al intento del paciente por comprender los fenómenos anormales primarios (ya sean de contenido, de pensamiento o de la percepción sensorial); la sistematización sería el establecimiento de un sistema lógico a partir de una intuición o pensamiento primario, que se caracteriza por la coherencia, la convicción, la incorregibilidad y la imposibilidad.


• Intuición delirante.

Es un fenómeno previo a la elaboración delirante, es decir antes de que el paciente realice un primer esfuerzo por comprender dichos fenómenos primarios.


• Delirios no sistematizados.

Aparecen cuando se ha completado la elaboración pero no consigue alcanzar la sistematización. El paciente busca una explicación cognitiva para comprender sus experiencias anómalas primarias (intuiciones delirantes, delirios cenestésicos o percepciones delirantes). Estos delirios se manifiestan a través de un relato, en el que el paciente puede pasar de un delirio a otro sin nexo, o estancarse en una idea delirante.


• Delirios sistematizados.

Están organizados bajo un sistema lógico. Interfieren en la vida y el comportamiento del paciente. Existen varios tipos en función del contenido:



- De perjuicio, persecución o ideación paranoide. La persona piensa que se conspira para producirle daño.

- De control. Una fuerza externa controla sus pensamientos, conductas o sentimientos. Controlan su cuerpo y su mente.

- De referencia. Cree que detalles, frases o hechos que acontecen, se refieren a ellos o tienen un significado especial para ellos.

- De grandiosidad. Creen tener poderes especiales o que son personajes famosos.

- Religiosos. Se basan en creencias religiosas o posesiones demoníacas.

- De culpa o pecado. Se muestran preocupados por algo que han hecho.

- Somáticos. Pueden centrarse en la presencia de la enfermedad, o de una anormalidad.

- De metamorfosis. Algo ha cambiado en su cuerpo.

- De celos. Preocupación de que su pareja le haya sido infiel o le ha engañado con otra persona.


-Alteraciones motoras.


El deterioro motor está asociado a la esquizofrenia y puede producirse como efecto de la enfermedad o como efecto secundario de la medicación. La medicación produce acatisia o inquietud motora (sensación de no poder estar quieto), discinesias (movimientos involuntarios en la lengua, boca y cara) y síntomas extrapiramidales como rigidez, temblor, retardo o déficits en la postura y en la marcha.


Las alteraciones psicomotoras son características del subtipo catatónico (aunque pueden afectar a otros subtipos) y son:


• Estupor, aislamiento del mundo exterior, llegando al mutismo.

• Inhibición o agitación psicomotriz.

• Catalepsia. Inmovilidad en la que los pacientes son capaces de adoptar y mantener posturas inverosímiles.

• Flexibilidad cérea (suele acompañar a la catalepsia). Resistencia pasiva a la flexión de las articulaciones.

• Manierismos. Exageración de los movimientos intencionales.

• Ecopraxia. Repetición de movimientos que hacen otras personas.

• Negativismo. Actitud de oposición ante cualquier movimiento que se le ordena.

• Estereotipas motoras.



-Alteraciones de la sociabilidad y de la conducta


Pueden manifestar conductas que están fuera de los límites sociales establecidos (como hablar solo, masturbarse en público...), y conductas agresivas (como gritar, insultar o pegar). Estos síntomas son considerados como positivos.


-Alteraciones del lenguaje.


Trastornos formales positivos (Andreasen).

• Descarrilamiento o fuga de ideas. Pasar de un tema a otro sin hilo conductor.

• Tangencialidad. Respuesta próxima o irrelevante a una pregunta.

• Circunstancialidad. Responde de forma indirecta y le cuesta alcanzar la idea final.

• Incoherencia o esquizoafasia, alteración en la construcción de las frases, lo que provoca un lenguaje incomprensible.

• Ilogicidad. Se llega a una conclusión sin seguir una secuencia lógica.

• Neologismos. Crea palabras nuevas y las dota de sentido. • Presión del habla. Habla deprisa y con muchas palabras.

• Habla distraída o discurso divergente. Dejar de hablar a la mitad del discurso y cambiar de tema en función de algún estímulo externo.

• Resonancia. Asociaciones fonéticas, las palabras se eligen por su sonido no por su significado.



En un intento de explicación del lenguaje esquizofrénico, Cameron (1944) plantea dos conceptos:

• Pensamiento asindético. Lenguaje donde faltan lazos causales genuinos.

• Sobreinclusión. Incapacidad para mantenerse en los límites del problema y restringir sus operaciones dentro de unos límites.


- Signos neurológicos menores.


Los pacientes con esquizofrenia muestran una prevalencia mayor que la población normal de signos neurológicos menores. Algunos ejemplos de estos signos son la distinción derecha-izquierda, la estereognosia, la grafestesia, la alteración en la oposición del pulgar y movimientos en espejo en la mano contraria, la disdiadococinesia, etc.


Síntomas negativos de la esquizofrenia.


- Alteraciones del lenguaje

Trastornos formales negativos Andreasen.

• Habla lacónica. Pobreza del lenguaje, respuestas breves.

• Pobreza del contenido del lenguaje, respuestas vacías de contenido o alogia.

• Bloqueo. Se para en medio del mensaje por que se le ha ido la idea.

• Aumento de la latencia de respuesta. Tarda más tiempo en comenzar a dar una respuesta.


- Alteraciones del estado de ánimo.


Aparece principalmente pobreza, embotamiento o aplanamiento afectivo, que se manifiesta a través de inexpresividad facial, disminución de los movimientos espontáneos y gestos y escaso contacto social. Otra de las manifestaciones es la incongruencia: se expresa un sentimiento que resulta incongruente con la situación que aparece (por ejemplo, llorar después de un chiste).


Otras alteraciones del estado de ánimo son la ambivalencia o afecto inapropiado, sensación de vacío o incapacidad para sentir y la sensación de angustia profunda.



- Otros síntomas.


• Abulia y apatía. Falta de motivación, carencia de energía para iniciar, mantener o terminar actividades. Se manifiesta por inactividad física y falta de continuidad en las tareas cotidianas de la casa, el trabajo o el colegio.

• Anhedonia e insociabilidad. Dificultad para conseguir placer por medio de las actividades que realiza y aislamiento social similar al que sufren los pacientes con depresión: no se implican en actividades y relaciones interpersonales.

• Dificultad para centrar la atención, distraibilidad y dificultad para separar los estímulos relevantes de los irrelevantes.

• Desajuste social. Incapacidad para vivir o expresarse conforme a las restricciones sociales y a las demandas culturales.



195 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo